Búsqueda avanzada



Imprimir

Cartas a la Dirección

COVID-19, oportunidad para la salud comunitaria. Barrioyincanas


Ver en pdf

 

César Rodríguez García. Escuela Andaluza de Salud Pública. Granada. España.

Mariano Hernán García. Escuela Andaluza de Salud Pública. Granada. España.

 

Para contactar:

César Rodríguez García. cesarrg@alu.uma.es

 


 

La pandemia, que obligó al confinamiento, ha traído consecuencias para la salud física y psicosocial aún por determinar. Aprovechar al máximo las opciones y oportunidades que facilita la acción comunitaria y el trabajo vecinal y profesional coaligados de los que disponemos en el momento actual permite potenciales acciones como Barrioyincanas, una iniciativa realizada en el contexto académico que tiene como objetivo facilitar la participación de las personas que habitan el barrio, sin restricciones a la diversidad y desarrollada de modo natural y cotidiano, y que implica no solo actividades al aire libre, sino una motivación para la interactuación entre los diferentes actores, habitantes de nuestro espacio local. El propósito es compartir perspectivas, opiniones, vivencias y conocimientos mediante un juego fácil y replicable por los propios vecinos y vecinas.

 

Barrioyincanas es un juego o ejercicio que, contando con la debida constitución y organización de un grupo motor1, practica un enfoque de promoción de la salud comunitaria basada en activos, que incluye estrategias de comunicación y gestión. El ejercicio supone ofrecer a todos los grupos poblacionales de un barrio la posibilidad de participar, bien como espectadores, bien como jugadores en primera persona, en una actividad que nos permite revisar las cuestiones sobre la seguridad, la higiene y la convivencia vecinal en un contexto mediado por el posible contagio. Buscando la normalidad y el aprendizaje social.

 

El juego consiste en una búsqueda de activos para la salud y para ello se dispone de un orden de los jugadores (o grupos de jugadores, en su caso). Secuencialmente, estos deben: primero, seleccionar un lugar significativo del barrio; segundo, esconder en él un testigo, ya sea un texto, una fotografía2 o un código QR, que deberá incluir tanto el motivo por el que se ha escogido ese lugar como un consejo o testimonio relacionado con el coronavirus y su vivencia, y, finalmente, ofrecer a través de los canales previamente establecidos una pista para que el siguiente jugador o grupo sea capaz de encontrar el testigo. El punto y final podría darse mediante un acto en el que se comparta todo el material generado, ya sean los testigos, las pistas, los vídeos y las fotografías o los comentarios de los espectadores (en redes sociales u otros puntos de comunicación). Además, permite un escenario amigable y ameno en el que hacer hincapié en las normas básicas de higiene y salud pública y en el entendimiento de las mismas, así como en los motivos y razones para incorporarlas a la normalidad. También permite desarrollar acciones presenciales controlando estrictamente y de modo didáctico las medidas de seguridad e higiene. El objetivo va encaminado tanto a amortiguar los perjuicios físicos y psicosociales del confinamiento, sobre todo en los sectores más vulnerables, como a crear o fortalecer una red de personas y activos para la salud, así como a potenciar la cohesión social y el aprovechamiento del propio capital social3, como mejores garantes de la salud comunitaria y global. La idea acoge la perspectiva de la participación de habitantes del barrio, sin restricciones, implica el desarrollo de actividad al aire libre, la motivación para la interactuación y el juego, es replicable en otros barrios o municipios y se puede plantear una evaluación del proceso y los resultados obtenidos basada en técnicas de ciencia ciudadana4 gestionada por el propio vecindario y el personal de las áreas de salud, deporte, ocio y servicios sociales.

 

 

Agradecimientos

Agradecemos que su revista publique trabajos relacionados con la salud comunitaria y la COVID-19, por eso deseamos hacer partícipes a las personas que leen Comunidad de esta propuesta elaborada en el contexto de los procesos de aprendizaje en promoción de la salud y salud comunitaria de la Escuela andaluza de Salud Pública. la participación de todos los agentes de salud del distrito. 

 

 

 

Bibliografía

 

  1. Guía de salud comunitaria basada en activos: Andalucía-PiCuida. [Internet.] Granada: Escuela Andaluza de Salud Pública; 2018. [Consultado el 4 de agosto de 2020]. Disponible en: https://www.easp.es/project/salud-comunitaria-basada-en-activos/
  2. Budig K, Díez J, Conde P, Sastre M, Hernán M, Franco M. Photovoice and empowerment: Evaluating the transformative potential of a participatory action research project. BMC Public Health. [Internet.] 2 de abril de 2018 [Consultado el 4 de agosto de 2020];18(1):432. Disponible en: https://bmcpublichealth.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12889-018-5335-7
  3. Villalonga-Olives E, Kawachi I. The measurement of social capital. Gac Sanit. [Internet.] 1 de enero de 2015 [citado: 4 de agosto de 2020];29(1):62-4. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.gaceta.2014.09.006
  4. Cubillo Llanes J, García Blanco D, Cofiño R, Hernán-García M. Técnicas de identificación de activos para la salud. Aplicable a cada centro de salud. FMC Form Medica Contin en Aten Primaria. 1 de agosto de 2019;26(7):18-26.

 

 

 

Fecha de recepción: 12 de agosto de 2020  Fecha de aceptación: 4 de octubre de 2020
Editora responsable: Blanca Botello Díaz

 

 

 

 

 

Volver

Comentarios


Dejar un comentario