Búsqueda avanzada



Imprimir

Otros

Nuestra primera inmersión en medicina comunitaria


Patricia Roth Damas. Médico residente de 4º año de Medicina Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Benifaió

Mara Sempere Manuel. Médico residente de 4º año de Medicina Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Algemesí 

 

Para contactar

Patricia Roth Damas: p.rothdamas@gmail.com 

 


 

Resumen 

 

Una atención sanitaria de calidad requiere abordar al paciente desde una dimensión social. La medicina comunitaria es una parte esencial de la atención que debe ofrecer el médico de familia a sus pacientes. Projecte RIU es un ejemplo de intervención comunitaria en la que un equipo multidisciplinar trabaja por la salud de su población, fomentando el empoderamiento de los pacientes y mejorando el uso de los servicios sanitarios y la relación médico-paciente. La oportunidad de participar en Projecte RIU como residentes de Medicina Familiar y Comunitaria nos ha mostrado la necesidad de disponer de una formación reglada en Medicina Comunitaria en nuestro programa formativo, con el fin de adquirir las habilidades necesarias para prestar una atención de calidad a nuestros pacientes.

 

Palabras clave: Medicina Familiar y Comunitaria, agente de salud, empoderamiento.

 

Our first immersion in community medicine

 

Abstract

Quality health care requires addressing the patient from a social dimension. Community medicine is an essential part of the care to be provided by family doctors to their patients. Projecte RIU is an example of community involvement, where a multidisciplinary team works for the health of its population, promoting patient empowerment and improving the use of health services and the physician-patient relationship. The opportunity to participate in Projecte RIU as residents of family and community medicine, has shown us the need for formal training in community medicine in our training program, in order to acquire the necessary skills to provide our patients with quality care.

 

Keywords: family and community medicine, health agent, empowerment.

 

Introducción

 

Somos residentes de cuarto año de Medicina Familiar y Comunitaria y, pese a que la palabra «comunitaria» está incluida en el propio nombre de la especialidad que estamos realizando, pocas son las oportunidades de formación que se nos ofrecen en este campo y es notable la ausencia de una formación reglada y bien estructurada al respecto. Desde el inicio de nuestra residencia hemos tenido presente que el paciente vive en sociedad y es fundamental trabajar con la población. Conscientes de que el código postal en el que nace una persona determina su salud más que su código genético y de que incluso puede modificar este último1, sentimos la obligación de llevar a cabo un abordaje comunitario de la medicina. En nuestra formación como residentes, realizamos programas comunitarios específicos para mujeres con enfermedad de fibromialgia y desde hace 3 años, gracias a Projecte RIU2,3 hemos tenido la ocasión de realizar varias intervenciones comunitarias y participar así en la salud de la población de un modo más humano y más completo.

 

Objetivos

 

Projecte RIU es un proyecto de acción social impulsado por el Ayuntamiento de Alzira, el Área de Desigualdades en Salud de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO) y el Centro de Salud Pública de Alzira, con la colaboración del Departamento de Salud de La Ribera. Es un proyecto basado en una metodología de investigación-acción participativa en que las acciones desarrolladas facilitan que se generen espacios de encuentro y convivencia entre personas de distintas culturas en torno a temas de promoción de salud. En concreto, trabaja desde hace más de 6 años en barrios con población inmigrante y gitana del departamento de La Ribera, en la provincia de Valencia. Utiliza ciclos continuados de captación y formación-acción de personas con perfil de liderazgo (conocidos como agentes de salud) de determinadas zonas de alta vulnerabilidad social, como estrategia para desarrollar un proceso grupal y comunitario con el fin de fomentar el empoderamiento y la educación entre iguales, mejorar el acceso y utilización de los servicios sanitarios y conseguir una mayor aproximación entre los profesionales y la población. Nuestra colaboración en Projecte RIU ha tenido lugar con el objetivo de formarnos en la dimensión comunitaria de la medicina y aportar nuestros conocimientos y ayuda en los talleres de la cuarta edición del proyecto.

 

Métodos

 

Nuestra participación en Projecte RIU y una de las primeras inmersiones en el campo de la Medicina Comunitaria ha seguido una serie de fases: 

 

Fase 1. Primer contacto con los agentes de salud (visita de los agentes de salud al hospital donde realizamos nuestros rotatorios en diferentes especialidades). Nuestro primer contacto fue la participación, junto con los agentes de salud de la cuarta edición de Projecte RIU, en el taller «Conocimiento y gestión de los recursos sanitarios», realizado en una sala del Hospital de La Ribera, que es el de referencia del departamento. En este taller realizamos un trabajo grupal para dar a conocer los distintos servicios de salud existentes que se ofrecen a la población y cómo acceder a ellos rompiendo mitos y barreras. Posteriormente hicimos un recorrido con los agentes de salud por el interior del hospital para mostrarles los circuitos de acceso a los diferentes servicios. Con esta sesión tuvimos nuestro primer contacto con la población (agentes de salud) fuera de la consulta y fue muy gratificante poder enseñarles cómo utilizar mejor los recursos sanitarios fuera de nuestro contexto habitual. Aprendimos también la importancia de conocer en un ambiente relajado las inquietudes de nuestros pacientes, amigos y familiares. 

 

Fase 2. Seis meses después salimos a la calle para conocer el barrio y sus problemas reales. Para hacer una intervención comunitaria, es esencial que el personal sanitario se acerque a conocer a la población y el entorno en el que vive. Así que decidimos hacer una visita al barrio de algunos de los agentes de salud que conocimos en el primer taller (figura 1). En este barrio se está desarrollando Projecte RIU desde hace 2 años. La visita la hicimos junto a dos agentes de salud y dos trabajadoras sociales, accedimos a las zonas más deprimidas del barrio, al centro social, paseamos por sus calles, hablamos con la gente y fuimos tomando nota de sus problemas.

 

Tuvimos la oportunidad de observar los resultados de la intervención comunitaria realizada en el barrio de L’Alquerieta de Alzira hacía unos meses, en la que participaron varios habitantes del barrio, y cuyo objetivo era la decoración de uno de los muros de la zona (figura 2). Ellos mismos la pintaron a su gusto, haciendo referencia a aquellos valores que creían eran importantes en L’Alquerieta para una agradable convivencia. Pudimos ver la fachada, intacta desde hace 1 año. Esto es raro en el barrio, ya que, generalmente, cualquier adorno, reparación o decoración que realizan el ayuntamiento y/u otra entidad administrativa es destrozada al poco tiempo por sus habitantes. Este muro se ha respetado y se mantiene tal y como se creó. Según los agentes de salud, esto ha ocurrido porque han sido los propios habitantes los que han trabajado en ello.

residentes2F1     residentes2F2 

Esa mañana nos dimos cuenta del papel fundamental que pueden tener los agentes de salud en la reducción de las barreras de acceso a los recursos, ya sea por el desconocimiento del funcionamiento de los programas o por los diferentes códigos culturales, creencias y tradiciones arraigadas.

 

residentes2F3Fase 3. Tras 1 año del primer contacto pasamos a la acción y realizamos nuestro primer taller con los agentes de salud. Después de este primer contacto con la Medicina Comunitaria y tras habernos acercado a los barrios y viviendas, decidimos participar, preparar y llevar a cabo un taller con los agentes de salud. En este caso, nos trasladamos al barrio El Raval, una de las zonas más deprimidas de la población de Algemesí. Realizamos el taller en el centro social situado junto al colegio; allí nos esperaban agentes de salud del propio barrio de El Raval. Participamos tres médicos y la trabajadora social, preparamos un juego de rol para el taller «Uso de servicios de salud y servicios sociales». Nos distribuimos en varios grupos y hablamos sobre el funcionamiento de los circuitos de atención sanitaria disponibles: Atención Primaria, atención hospitalaria, acceso a pruebas complementarias, cirugías, etc. Fue muy gratificante poder compartir estos debates, ya que no solo ofrecimos formación a los agentes de salud, sino que además conocimos la información de la que disponen, la visión que tienen de la atención sanitaria, lo que esperan de ella y cómo se comportan los pacientes ante ciertas situaciones (figura 3)

 

Resultados

 

La cuarta edición de Projecte RIU ha capacitado a un total de 10 agentes de salud y ha conseguido, tal y como se ha visto en ediciones anteriores, el desarrollo de las capacidades y habilidades de dichos agentes, que han aprendido y difundido su aprendizaje en sus entornos sociales. Ello se ha traducido en un mayor empoderamiento de la población, que ha fomentado su autocuidado y ha mejorado el uso del sistema sanitario y la comunicación entre la población y los profesionales sanitarios.

 

Discusión

Projecte RIU ha sido una ocasión magnífica para conocer la Medicina Comunitaria y actuar a través de ella. La oportunidad de ejercer la Medicina Comunitaria es una experiencia muy enriquecedora en la formación de un médico de familia. El paciente no vive solo, vive en sociedad, y todos los factores sociales que le rodean influyen en su salud. Como médicos residentes de Medicina Familiar y Comunitaria, no podemos limitarnos a trabajar en los centros sanitarios. La actividad clínica debe tener una dimensión comunitaria, aunque se trabaje con individuos4. Es necesario salir más de la consulta y acercarse a los barrios, los centros sociales y las viviendas de nuestros pacientes. Esto nos ayuda a conocerlos mejor y a poder prestarles una atención más completa y de mejor calidad5.

 

Nuestra primera inmersión en salud comunitaria nos ha permitido darnos cuenta de la necesidad de una formación reglada en este campo y de la importancia de trabajar fuera de la consulta.

 

Agradecimientos: agradecemos a Mireia López Nicolás sus aportaciones y su ilusión por darnos a conocer Projecte RIU y animarnos a actuar e intervenir en él, y a nuestro tutor Vicente Palop, su interés en incluir en nuestra formación como residentes la dimensión comunitaria de la medicina.

 

Bibliografía

 

  1. Cofiño Fernández R. Tu código postal puede modificar tu código genético. AMF 2013;9:482-541.
  2. Paredes-Carbonell J, Aviñó D, Peiró R, Bosch C, Ramo I, Palop V, et al. Projecte RIU: un riu de cultures, un riu de salut. Una propuesta de intervención en salud en entornos vulnerables. Comunidad. 2011;13:34-7.
  3. Aviño D, Paredes-Carbonell J, Peiró R, Ramo I, Pous P, R Sanz, et al. Projecte RIU: superando barreras para reducir desigualdades en salud. En: Programa final, Libro de Comunicaciones: XXI Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. Barcelona: semFYC ediciones; 2011. p. 21-3 [consultado el 30 de marzo de 2014]. Disponible en: http://www.semfyc2011.com/modules/webstructure/files/programa_finallibro_de_comunicaciones_31._congreso_de_la_semfyc.pdf
  4. Turabián JL, Pérez-Franco B. ¿Cuál es el sentido de la educación para la salud y las actividades «comunitarias» en atención primaria? Aten Primaria 1998;22:662-6. 
  5. Cofiño R, Prieto M. Formación de formadores en Salud Comunitaria. ¿Qué metodologías podemos emplear para formar en Salud Comunitaria? Llatzeret de Maó, Menorca: Escuela Pública de Salud; 2013. 
Volver